Archivo | Historias del San Pedro RSS feed for this section

Miriam Benavides Morales bronce en salto de altura

30 May

Queremos, desde nuestro blog, aprovechar la ocasión para felicitar a nuestra no muy antigua alumna Miriam Benavides Morales; que en el campeonato de atletismo de Andalucía, categoría infantil, ha conseguido subir al podium en la modalidad de salto de altura, quedando tercera y alzándose con la medalla de bronce.

Esperamos que sus éxitos deportivos continúen así como los personales.

¡¡¡¡FELICIDADES CAMPEONA!!!!

 

 

Anuncios

Biografía de un antiguo alumno: Meshack Wilson

12 Dic

Os dejo la biografía de un antiguo, pero no tanto, alumno de nuestro colegio. Un chico que a pesar de las adversidades llegó a comprender que estudiar es una puerta que abre muchas otras, y que las metas se las tiene que poner un@ mism@ porque se puede llegar a donde se quiera si se persevera.

Eso es lo que intentamos inculcar día a día en nuestro alumnado y enseñarles que pueden ser lo que ell@s quieran si trabajan.

Leed y ved los alumnos/as tan estupendos que pasan por estas viejas y desconchadas aulas. Meshack es un orgullo para tod@s, y no sólo por donde ha llegado sino por el hombre tan maravilloso en que se ha convertido, aunque para nosotr@s siempre serán un niño.

meshackHola a todos! Soy Meshack, tengo 18 años y ahora vivo en Nueva York. Es una locura, si, y creedme que todavía no he despertado del sueño. Llevo aquí 2 meses (el tiempo pasa volando) y  me gustaría compartir esta historia con vosotros/as. Espero que os guste.

Nací en Ghana y para que sepáis donde esta Ghana os voy a dar una explicación muy breve: Ghana está muy lejos, muy muy lejos del colegio. No pase mucho tiempo allí pero aún recuerdo ciertas cosas. La vida en Ghana es muy diferente a la que tenéis en España. Los niños allí pasan la mayor parte del tiempo en la calle, hay alguno que otro que estudia, pero solo los ricos o los que tienen algo de dinero pueden permitírselo y he aquí mi primer consejo: “Aprovechad todo lo que tenéis ahora porque muchos darían lo que fuera por poder estudiar en el colegio en el que estáis con todas las facilidades que os ofrecen”. Aunque no os lo creáis, hay muchos niños que les gustaría tener esos libros que tenéis y estudiarlo. Es algo muy increíble lo que os ofrecen en el colegio. 

Como he dicho anteriormente, no me acuerdo mucho de mi estancia en Ghana así que pasaré a contaros mi paso por España.

A los 5 años mis padres decidieron que nos íbamos a España, yo no tenía ni idea de porque por aquel entonces, pero hoy si os lo puedo decir, por un futuro mejor. Y no lo parecía al principio porque en mi casa siempre fueron difíciles las cosas así que siempre les decía a mis padres que yo no veía por ningún lado ese “futuro mejor” del que hablaban y he aquí mi segundo consejo: “Aprecia todo lo que tienes aunque parezca que no tenga valor”.

Al llegar, lo primero que hicieron mis padres fue matricularme en el C.E.I.P San Pedro Apóstol. Sé que hay muchos colegios en La Mojonera, pero creedme, en ningún colegio encontraréis profesores que sean como ellos. Yo venía de un país distinto y todo lo que sabía decir en español era la palabra “si”. Si alguien me preguntaba ¿eres feo? le decía sí. Porque era todo lo que sabía. Y gracias a ellos, hoy puedo hablar el idioma sin ningún problema. Fue un privilegio pasar por ese colegio. Y antes de seguir con esto, quiero deciros que aprovechéis lo que tenéis porque cuando miréis atrás, os daréis cuenta de que en realidad, más que profesores, lo que teníais era una familia.

No era un alumno muy brillante, pero al final conseguí sacar buenas notas porque todos los maestros/as (en especial Bea) siempre estuvieron allí para animarme y motivarme a mejorar. El San Pedro fue una casa para mí. Allí encontrareis a vuestros amig@s, amigos para toda la vida.

No hay nada que no podáis conseguir en esta vida si estáis dispuestos a seguir los consejos que os dan los profesores en vuestro día a día, si estáis dispuesto a superaros y hacer una diferencia, pero sobre todo, si estáis dispuestos a trabajar duro. Aún recuerdo como si fuera ayer el día en el que entre en ese colegio. Pase mis dos primeros años en apoyo porque debía aprender el idioma primero, para poder estar al mismo nivel que mis compañeros. No fue fácil, no os voy a mentir, pero con la forma en la que me trataron los maestros/as, me fui acostumbrando poco a poco; hasta que en 4º de primaria empecé a dar las mismas asignaturas que mis compañeros. Eso también era volver a empezar de nuevo porque el nivel era más alto y por tanto, también me exigirían más, en especial mi nueva profesora llamada Beatriz Esteban Segura. Mira, ¡me acuerdo hasta de los apellidos! Y es que esa mujer cambio mi vida totalmente. Todos los maestros/as de ese colegio me ayudaron a ser lo que soy hoy en día, pero en especial ella, más que nadie, porque fue con la que más tiempo pase y la que veía mis progresos día a día. No penséis que exagero cuando digo que tenéis grandes maestros/as porque deberíais de saber que hay muchas horas que invierten en vosotros por las que no reciben un sueldo.

El principio con la señorita Beatriz no fue muy feliz que digamos, porque no solía hacer la tarea y menos estudiar los exámenes. Cualquier otro maestro hubiera pasado de mí y dejado de hacerme caso durante las clases pero la señorita Bea no es así. Y ese es el tipo de personas que necesitamos en nuestras vidas, no solo como profesores de clase sino como amigos en nuestra vida diaria. Personas que no se rendirán y querrán que sigamos adelante aunque nosotros mismos queramos rendirnos, personas que vean en nosotros cosas que no vemos en nosotros mismos. Y digo esto porque Bea no se rindió conmigo y ella sabía que era capaz de hacer más de lo que hacía, ella me decía que era listo aunque acabara de suspender un examen…ella me ayudó a querer conseguir más y superarme.

Así que todo cambio cuando decidí cambiar de MENTALIDAD. Lo he puesto en mayúsculas porque aunque no nos demos cuenta, es todo cuestión de mentalidad. Somos lo que creemos ser y siempre ha sido así. Si creemos que podemos sacar un 10 en un examen obviamente invertiremos tiempo en el libro y lo sacaremos, pero si al contrario creemos que no, no haremos ningún esfuerzo por intentarlo.

Pero volviendo a mi historia, no solo fue Bea la que me ayudo sino que también me ayudo el director, la seño Montse, la seño Pilar y hasta Don Juan, sin olvidar las cocineras del comedor (porque sin sus deliciosos platos no tendría las energías para estudiar) y todos los que veis día a día en el colegio. Yo por suerte tuve una fantástica clase llena de fantásticas personas ambiciosas que me inspiraron y he aquí mi siguiente consejo: Inspirad los unos a los otros sacando buenas notas e intentando mejorar todos los días.

Al final conseguí sacarme Primaria, y con buena nota, pero sobre todo con la base que necesitaría para empezar la ESO que básicamente son el esfuerzo, la disciplina y las ganas de querer mejorar cada día. Dicho esto, mi paso por la ESO fue bastante fugaz. Termine antes de lo que pensaba porque no tuve que repetir ningún curso y además, sin darme cuenta, al hacer las cosas bien ya tenía el apoyo y favor de los profesores. Fue una experiencia increíble, pero ¿sabéis que? No hubo día en el que no echase el colegio de menos porque en el Instituto las cosas cambian. Los profesores ya no se paran por ti porque tienen 29 alumnos más a los que atender, no tienes a los mismos compañeros de clase durante todos tus cursos y sobre todo, porque ya no tienes ese tiempo para disfrutar con tus amigos antes de entrar a clase o en los recreos. En el instituto, todo el mundo va a estudiar y a hacer lo que tiene que hacer así que una vez más, disfrutad del colegio que solo se disfruta 1 vez en la vida.

Conseguí sacarme la ESO y Bachillerato en 6 años con buena nota y decidí irme a estudiar a la Universidad de Valencia porque también había fichado por la Unión Deportiva de Levante. Fue un año fantástico el que pase en Valencia estudiando y jugando al fútbol que eran las dos cosas que más me gustaban. Fue un año tan fantástico que al terminar, tenía ofertas de varios equipos de los Estados Unidos, tales como Cincinnati, Nuevo México, Virginia, Nueva York y Pennsylvania que tenía uno de los mejores equipos del país. Pero ¿sabéis que? Querían mis notas de Primaria, la ESO, Bachillerato y de mi primer año de Universidad. Hoy en día no puedes ir a ningún lado si no tienes todas esas cosas, incluso si quieres ser futbolista profesional tienes que saber que muchos equipos sólo aceptan a buenos estudiantes porque forma parte de sus reglas. Por lo que a todos los que pensáis que vais a ser futbolistas profesionales sin estudiar, ya podéis poneros las pilas e ir mejorando vuestras notas porque si no nunca cumpliréis vuestros sueños.

No sabéis la alegría y satisfacción que me dio al saber que hice caso a mis profesores y estudie como ellos me dijeron, porque sin esas buenas notas, hoy no estaría aquí. Gracias a unos libros, hoy estoy viviendo en la mejor ciudad del mundo, estudiando en una Universidad privada que cuesta 50.000 dólares anuales, jugando y viajando por todo el país como futbolista y sobre todo, cuidando a mi familia aunque sea desde la distancia.

La seño Montse os puede ensenar fotos de lo genial que lo estoy pasando aquí y empecé en el mismo sitio en el que estáis vosotros, me senté en el mismo pupitre que tenéis delante de vosotros, tuve a los mismos profesores que tenéis vosotros. Mi vida cambio porque decidí esforzarme y en momento en el que decidáis que queréis esforzaros, os daréis cuenta de lo que puede hacer el esfuerzo. Yo decidí esforzarme porque sabía que el esfuerzo cambiaria mi vida y cambiaría la de mi familia. 18 años después, aún sigo esforzándome por llegar más lejos porque siempre hay que ser ambicioso y superarse.

Hacedlo por vuestras familias, amigos y por vosotros mismos porque creedme que si trabajáis duro, os veréis recompensados. No todos tienen esa oportunidad de poder triunfar y vosotros si así que aprovechadlo. Si queréis ser algo en la vida, estudiad mucho porque los estudios os abrirán las puertas a todo lo que queráis,
Espero poder visitaros pronto que os echo de menos.

Un abrazo muy fuerte,
Meshack